Interpretación de la imagen de la Virgen

Para los mexicanos el ayate de la Virgen de Guadalupe simboliza la partida de nacimiento de su pueblo que engloba un mensaje de unidad, integración y armonía.

Los aztecas desde la antigüedad ya veneraban en el cerro Tepeyac a la diosa Tonantzin, por ello la interpretación de la imagen de la Virgen se ha ajustado al significado autóctono, unificando de esta manera la diversidad de criterios que existían al respecto.

¿Qué significado tienen los principales elementos de la imagen de la virgen?

El lienzo de fibra de maguey donde está estampada  la imagen de la Virgen representa a una joven mestiza de aproximadamente 18 años, con una altura de 143 centímetros, de apariencia apacible y maternal con una gran fortaleza, simbolizan el encuentro entre dos mundos y el nacimiento de una nueva nación.

Algunos elementos en la interpretación de la imagen de la Virgen guadalupana que señalan su embarazo, son: su cabello suelto que indica que es virgen y madre, la cinta negra que lleva ceñida es característica de las indígenas encinta, la flor de cuatro pétalos en su vientre representa la  presencia de Dios y la imagen rodeada de un aura luminoso que se intensifica a la altura de su vientre anuncia la llegada de Jesucristo.

La virgen en su cuello luce un broche con una cruz negra que recuerda la armonía cósmica azteca y la cruz salvadora de Jesucristo, quien derramo su sangre por nosotros; igualmente sus manos juntas en oración manifiestan su protección maternal.

La Virgen de Guadalupe está parada en medio de la luna personificando la fertilidad femenina, y su manto color turquesa con 46 estrellas reflejan el cielo.

El ángel a sus pies en posición de plegarse a volar une la túnica que representa la tierra con el manto que representa lo humano y lo divino.